lunes, 30 de diciembre de 2013

Calle con encanto


En Santander aún quedan muchos rincones con casas unifamiliares, o pequeñas casas de vecinos, que mantienen un pequeño jardín y, algunas, incluso una pequeña huerta. No hay que irse a Cueto o Monte, por ejemplo, ni alejarse mucho del centro, sino que basta con darse una vuelta por calles como Las Marzas (en la foto), La Folía, Cisneros, Río de la Pila, etc., para encontrar pequeños rincones con encanto que podrían pertenecer a cualquier pueblo.

Dos a falta de uno



San Roque, un santo con dos monumentos. El primero está en los pequeños jardines que separan la playa de La Concha de la Primera y recuerda la ermita que hubo en ese lugar hasta 1936 (fue cerrada al culto dos años antes), año en fue derribada por el alcalde Ernesto del Castillo, conocido como "el piqueta" por su afán de derribarlo todo para hacer reformas urbanísticas. La actual iglesia fue inaugurada en 1944.

El segundo monumento a San Roque se encuentra frente a la actual parroquia. Está en la esquina de la avenida de los Infantes con la calle Las Cruces. En este caso San Roque aparece como peregrino acompañado de un perro.


viernes, 27 de diciembre de 2013

Los años no pasan por ella





Ahí está, imperturbable, resistiendo vientos, temporales, oleajes, el paso del tiempo... En 1896, para potenciar el puerto y mover grandes cargas que no podían mover las grúas de aquella época, Sheldon & Gerdtzen construyó una potente grúa. Inicialmente era impulsada por una máquina de vapor, pero a principios del siglo XX ésta se sustituyó por maquinaria eléctrica para aumentar su capacidad de carga. Podía cargar hasta 30 toneladas (como se puede ver en la tercera foto), y casi hasta que dejó de ser usada fue la grúa más potente del puerto ya que las demás sólo cargaban hasta 12 toneladas. Cuando el puerto se fue trasladando hacia Maliaño y Raos, poco a poco fue dejando de usarse hasta que en los años 80 se empleó por última vez ayudando en el mantenimiento de la draga "Virgen de Loreto", recientemente desguazada en el dique de Gamazo.

Cuando dejó de usarse las autoridades decidieron conservarla ya que se había convertido en todo un símbolo de la ciudad y es algo que llama la atención a todos cuantos nos visitan. A finales del siglo pasado fue restaurada y recientemente, con motivo de las obras del Centro Botín, fue objeto de polémica por su posible traslado, algo a lo que toda la ciudad se opuso. Pese a estar en buen estado, necesita una nueva restauración y esperemos que siga aguantando muchos años más.

La tercera foto, de 1961, en la que se ve cómo la Grúa descarga un trolebús, es cortesía de "Cantabria y Santander en el recuerdo".

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Un poco de historia (XI)

Los trolebuses a El Astillero




¿Quién no recuerda los trolebuses que iban a El Astillero? Salían de la calle Cádiz, a la altura de la actual Estación de Autobuses. Los más recordados son los de dos pisos. Éstos formaron parte de un gran lote de trolebuses que se compraron de segunda mano en Londres al inicio de los años 60 para varias ciudades españolas. Una vez en España fueron modificados para poder poner las puertas en el lado derecho, ya que, al ser ingleses, las tenían en el lado izquierdo. El puesto del conductor, sin embargo, se mantuvo a la derecha.

De la calle Cádiz seguían a las calles Castilla y Eduardo García del Río, el Primero de Mayo y de ahí a Maliaño y El Astillero. Para entrar hacían el mismo recorrido. También entraban por la calle Castilla, en sentido contrario al tráfico, luego seguían por Isabel II y entraban en la calle Cádiz (entonces era de sentido contrario al actual). Al principio la calle Castilla era de dos sentidos, pero cuando el tráfico de entrada se puso por Marqués de la Hermida, en la calle Castilla se dejó reservado el carril izquierdo en sentido contrario sólo para el trolebús, ya que era muy costoso hacer un nuevo tendido eléctrico en Marqués de la Hermida y Antonio López.



En la calle Eduardo García del Río aún es posible ver varios postes del tendido eléctrico del trolebús. Son unos postes de hormigón que se encuentran junto al muro de piedra de la finca de La Remonta, como se puede ver en la foto superior (al fondo de la imagen se puede ver un segundo poste).

En dicha calle también puede verse el pequeño edificio de ladrillo rojo en el que estaban los transformadores que proporcionaban la corriente al tendido eléctrico, primero para los tranvías y luego para los trolebuses. Este edificio está en terrenos de la fábrica BSH y fue restaurado hace unos años. Los trolebuses a El Astillero sustituyeron a los tranvías que había antes a mediados de los años 50 y circularon hasta 1975.


Un poco de historia (XII). Recuerdo de la dársena y el Muelle
Un poco de historia (X). La calle San José antes y después

domingo, 22 de diciembre de 2013

¡Quién lo diría!


Hoy es una animada calle comercial peatonal, con bonitas fachadas antiguas, pero en el pasado los bajos de sus casas eran bodegas de pescadores y gentes de la mar, y, para asombro de muchos, por su adoquinada calzada llegó a circular el tranvía que iba de la Plaza Vieja a Miranda. Estuvo abierta al tráfico hasta casi finales del siglo pasado. Es la calle Arrabal.

La casa más antigua de Santander



No lo parece, pero es el edificio habitado más antiguo de Santander. Data del siglo XVIII y está en el número 30 de la calle Alta, cerca del Parlamento Regional. Lo más destacable es el escudo de armas que está en la fachada principal.

jueves, 19 de diciembre de 2013

Antiguos rincones



Antiguos rincones cargados de historia en el centro de la ciudad, en los que reinan el silencio y la tranquilidad, invitan a relajarse y olvidarse de las prisas, los problemas...

domingo, 15 de diciembre de 2013

Jesús ¡...y adentro!




En la calle Alta tenemos la versión gráfica, obra de José Ramón Sánchez, de "Sotileza", la gran novela de José María de Pereda, con sus protagonistas: Silda, Andrés, Muergo, Cole, tía Sidora, tío Mechelín, el pobre padre Apolinar, etc., etc. También, entre ellos, está el propio Pereda. Destaca en la calle central la escena del famoso "Jesús ¡...y adentro!" en la no menos famosa galerna del Sábado de Gloria (el 20 de abril de 1878). Ese era el grito que los patronos de las traineras daban cuando, a la vuelta de pescar, aprovechaban una ola para pasar la bocana de la bahía. Pero en esa ocasión tuvieron que enfrentarse a la mayor galerna que jamás se había visto y que ha pasado a la historia, sobre todo entre las gentes de la mar.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Un poco de historia (IX)

La calle Cervantes



Así eran, en los años 40, las calles Amós de Escalante, Cervantes y el inicio de la Alameda Primera (actual Jesús de Monasterio) vistas desde la entrada al túnel. En la calle Cervantes se puede ver el recordado Cine Cervantes, que cerró a finales de los años 70. ¿Quién no recuerda las matinés de los domingos? Al fondo de la foto se ve el colegio de los PP. Salesianos.

Además del cine, también desapareció el edificio que está en la esquina de las calles Amós de Escalante y Cervantes, donde hoy está ese edificio grande de ladrillo rojo en el que está la confitería Regma. Los edificios de la Alameda Primera aún existen. El que se ve a la izquierda de la foto es en el que está la agencia del Banco Santander, aunque el Banco lo modificó algo cuando lo compró.


Un poco de historia (X). La calle San José antes y después
Un poco de historia (VIII). Recuerdo de la avenida de Calvo Sotelo


Gómez Oreña


En la parte trasera de la iglesia de Santa Lucía está la placa que da nombre a la antigua plaza, hoy calle, que lleva el nombre de Gómez Oreña en recuerdo de D. Pedro, párroco de Santa Lucía que dedicó su riqueza personal a atender a los pobres. Es de las placas más antiguas que quedan en la ciudad. No le vendría nada mal un lavado de cara.

Reunión de escritores



Pérez Galdós, Pereda, Hierro, Menéndez Pelayo... En la calle Sevilla hay reunión con lo mejor de las letras y el saber.

domingo, 8 de diciembre de 2013

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Tranquila tarde de pesca


La tarde está tranquila y gris, la bahía en calma y el muelle lleno de gente pescando mientras el barco del práctico se dirige hacia el ferry para que éste pueda zarpar.

martes, 3 de diciembre de 2013

Baño a última hora


Un perrito se da un baño al atardecer sin importarle lo fría que esté el agua.

Volando al atardecer


Mientras el sol se pone al fondo de la bahía, una solitaria gaviota busca algo para cenar.

Un poco de historia (VIII)

Recuerdo de la avenida de Calvo Sotelo




Así eran la avenida de Calvo Sotelo y el inicio del paseo de Pereda en los años 60, y así fueron hasta los años 80, cuando construyeron el aparcamiento subterráneo de Farolas, cuando modificaron la plaza y desaparecieron la parada de autobús y la isleta central que se ven en las fotos. Los edificios que se ven en las fotos siguen aún en pie, excepto el hotel Bahía, que se vino abajo en los años 90 cuando hacían reformas en él. Incluso aún sobrevive el estanco que está enfrente de Hacienda.

Otra cosa que ha cambiado es la entrada a la plaza Porticada, antes abierta al tráfico. Ya no hay "guardias urbanos" como los de las fotos, con casco tipo "orinal", ahora son policías locales, los semáforos ahora son verdes y no tienen adornos en la parte superior... Observad el tráfico que había entonces y comparadlo con el actual.


Un poco de historia (IX). La calle Cervantes
Un poco de historia (VII). El pasaje de Peña

domingo, 1 de diciembre de 2013

Se acabó la clase


Los futuros campeones de vela acaban la clase por hoy. Hoy han tenido un día frío y mar y viento en calma.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Vista desde la bahía


Vista de Santander desde la bahía, con la calle Castelar en primer plano.

Últimos rayos de sol


Los últimos rayos de sol del día caen sobre la avenida de la Reina Victoria. Un buen lugar para descansar mientras se contempla una maravillosa vista.

lunes, 25 de noviembre de 2013

El Faro de La Cerda



Cuando en Santander se habla de faros, todo el mundo piensa en el de Cabo Mayor, conocido simplemente como "el faro". Pero no es el único que hay. En la Punta de La Cerda, al extremo de la península de La Magdalena, está el Faro de La Cerda. Se llama así por la Batería de La Cerda que el Ejército estableció ahí hace unos siglos para defender la entrada a la bahía. Fue inaugurado en 1870 y está a 24 metros sobre el nivel del mar. Emite un haz de luz blanca que tiene un alcance de 8 millas náuticas.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Un poco de historia (VII)

El pasaje de Peña



El Pasaje de Peña, más conocido como El Túnel, a mediados de los años cuarenta, poco después de ser inaugurado. Lleva el nombre de Peña por el entonces Ministro de Fomento, Sr. Peña. Su construcción se basa en una idea del alcalde Castillo Bordenabe (conocido como "El Piqueta" por su afán de derribar edificios), de 1936, de unir el centro de la ciudad con las estaciones.

Santander acababa de apagar los últimos rescoldos del incendio de 1941, por lo que aún era una ciudad en ruinas, aunque ya empezaba la reconstrucción. Como se ve en la foto, la iglesia de Nuestra Sra. de la Consolación y las casas de los alrededores se salvaron del fuego. Lo que hoy es el Parque de Juan José Ruano (en el que hay un fragmento del muro de la "Casa de Recogidas" del siglo XVIII) entonces no era más que un terraplen; los recordades Almacenes Simeón estaban en construcción, y en la acera izquierda no había más que un solar. Sin embargo, la mayoría de las casas que se ven en la foto aún existen, mientras que el edificio de los Juzgados impide ver la iglesia.


Un poco de historia (VIII). Recuerdo de la avenida de Calvo Sotelo
Un poco de historia (VI). Recuerdo de la calle Jesús de Monasterio

jueves, 21 de noviembre de 2013

Origen de El Camello



Como sabéis, la playa de El Camello debe su nombre a la peculiar forma que tiene una roca, pero seguro que no sabéis que al pie de una de las escaleras que comunica el aparcamiento de la playa con la avenida de Reina Victoria hay un pequeño mural, que pasa desapercibido, con una cita de Benito Pérez Galdós contando el origen del nombre de la playa.

Negros nubarrones


Negros nubarrones, que no presagian nada bueno, se ciernen sobre El Sardinero.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Un poco de historia (VI)

Recuerdo de la calle Jesús de Monasterio



La calle Jesús de Monasterio en los años 70. ¿Quién no se acuerda de Simago y de Almacenes Simeón? Mucha gente aún dice "me bajo en la parada de Simeón", "donde estaba Simago", etc. Aunque en la foto se ve que el tráfico ya era fluído, sin embargo no había problemas para encontrar aparcamiento.


Un poco de historia (VII). El pasaje de Peña
Un poco de historia (V). El Alto de Miranda

jueves, 14 de noviembre de 2013

Tarde tranquila


Una tarde tranquila en el puerto. Los prácticos están en su caseta a la espera de algún barco que zarpe o llegue a puerto.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Cambio de nombre


Ya están puestas las placas con el nuevo nombre de la calle. La, hasta hace unos días, calle General Mola, ahora se llama Ataúlfo Argenta en conmemoración del aniversario del nacimiento hace 100 años en Castro Urdiales del gran director de orquesta, que triunfó en todo el mundo. Aún se recuerda en Santander cuando dirigió las nueve sinfonías de Beethoven en el Festival Internacional de Santander en la Plaza Porticada en 1953.

domingo, 10 de noviembre de 2013

Cambiando de lugar




Tal vez sean los elementos ornamentales de la ciudad que más veces han cambiado de ubicación. La farola de "Las cuatro estaciones" estuvo en la plaza de la Esperanza, en la plaza del Ayuntamiento y actualmente está en la Alameda de Oviedo. Las farolas que están en la plaza de Numancia forman un conjunto de cuatro: las dos que están en Numancia, la que está en la plaza de Juan Carlos I y la que está en la rotonda situada en la Alameda de Oviedo junto al Centro de Salud de la calle Vargas. Son las farolas que originalmente estuvieron en la plaza de Farolas, a la que dieron nombre. También han cambiado de ubicación varias veces. Una de ellas estuvo muchos años en la calle Montejurra.

Por último, el "viajero" por excelencia: Velarde. Si hay algún monumento en la ciudad que ha cambiado de sitio es éste: en la plaza de la Libertad (actual plaza de Pombo), en varios sitios de la plaza de Farolas, en la plaza de Velarde, otra vez en Farolas y de nuevo en la plaza de Velarde, aunque en otra ubicación.

¿Volverán a cambiar de lugar?

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Una apacible tarde



Hoy ha hecho un día estupendo, ideal para pasar una apacible tarde fondeado frente a Peña Cabarga cubierta de nubes o pescando, quién sabe si una dorada, un jargo, una pequeña sula... En cualquier caso, ¡que aproveche!