martes, 31 de mayo de 2016

Un poco de historia (LI)

El Alto de Miranda


En el Padrón de Estados de 1772 ya aparece citado el lugar como "Barrio de Miranda". Fue el punto en el que convergía el camino del Alta con el que partía del Río de la Pila y que fueron trazados por el mariscal Pignatelli para comunicar las defensas de la ciudad y las situadas en la línea de costa, desde Santander hasta Liencres, con el castillo de San Salvador de Hano, situado en La Magdalena. Su intención era el rápido transporte de tropas y pertrechos entre fortificaciones en caso de guerra contra Francia.

Cuando, con el tiempo, dichos caminos perdieron su función militar y se convirtieron en  paseos residenciales, el Alto de Miranda pasó a ser un pequeño cruce de caminos, pues en él convergían, además del paseo del Alta, el paseo de la Concepción y el camino que conducía a La Magdalena, el paseo de los Infantes, la Cañía, el paseo Viejo de Miranda (actual paseo de Canalejas) y los empinados caminos de Amaliach y Camino, procedentes de la vaguada de Tetuán.

Ermita de los Santos Mártires

En 1845 el Cabildo de Mareantes de Abajo, o de San Martín, solicitó trasladar al Alto de Miranda la ermita de la Purísima Concepción y de los Santos Mártires que desde tiempos remotos estuvo junto a la muralla en el lugar de La Puntida. Al trasladarse los pescadores a Miranda para celebrar su devoción, empezaron a tener lugar procesiones y romerías, y el día de Santiago se concentraban tanto mareantes como gente del pueblo. Esta costumbre pronto se adoptó en el resto de la ciudad, dando así origen a las fiestas de Santiago.

Vista de El Sardinero desde Miranda

Fuente en el Alto de Miranda (1905)

Hacia 1875 se empieza a urbanizar la zona, creándose una pequeña plaza con bancos. La ermita de los Santos Mártires pasó a depender de los PP. Redentoristas, que en los años 20 empezaron la construcción de su residencia e iglesia, inauguradas en 1928.

Vista de La Cañía desde Miranda
(se puede ver el "tren de Pombo" dirigiéndose al túnel)

Vista de Santander desde Miranda

Dado el auge que a mediados del siglo XIX empezaron a tener los baños de ola en El Sardinero, en Miranda se establecieron pequeñas fondas en las que se alojaban las gentes procedentes de la Meseta que venían a tomar los baños de ola atraídos por la publicidad insertada en los periódicos de Madrid y que propagaba las delicias de El Sardinero.

Cocheras del Tranvía de Miranda


El 4 de marzo de 1897 empieza a circular el tranvía que partía de la calle del Martillo y llegaba hasta Miranda. Empezó siendo de tracción animal pero en 1912 fue electrificado. La empresa propietaria estableció las cocheras en Miranda, aproximadamente donde hoy está el "rascacielos" de Miranda. Funcionó hasta 1953 y fue el último tranvía que circuló por Santander.

Con el tiempo se fueron construyendo residencias familiares que convivían con las casas rurales y estabulaciones que ya existían en la zona. El paso del tiempo quiso que todo eso se perdiera y se construyeran modernos edificios, aunque aún hay algún chalé que se resiste a desaparecer.

Vista desde el Alto de Miranda en los años 60




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Los comentarios con información personal (teléfono, correo, dirección, etc.) o que sean ofensivos, de mal gusto, etc., no serán publicados. Tampoco serán publicados los comentarios con contenido comercial, publicitario, etc.

Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.