lunes, 31 de octubre de 2016

Fin de semana bajo la niebla

Este fin de semana ha destacado por la niebla que ha habido en la costa. Una niebla tan espesa que ha limitado la visibilidad a unos metros y ha dificultado la navegación tanto aérea como marítima.



El sábado a primera hora de la tarde la niebla, aunque ya era espesa, no impidió que el ferry procedente de Inglaterra pudiera entrar a puerto. Para ello entró abriéndose paso haciendo sonar la sirena para advertir de su presencia a los demás barcos que pudiera haber en la bahía.


El domingo no sólo se mantuvo la niebla, sino que fue a más, por lo que en el aeropuerto Seve Ballesteros se cancelaron todas las operaciones del día.




miércoles, 19 de octubre de 2016

El otro Santander (III)

La calle Alejandro García


La calle que hoy nos ocupa es una calle en pendiente que comunica el paseo de Canalejas con la calle Tetuán. Es una tranquila calle en la que la mayoría de las casas son antiguos chalés unifamiliares con un pequeño jardín.



Su nombre actual lo recibió en 1913 a los pocos meses de abrirse la calle. Alejandro García fue un joven santanderino que en 1911 se alistó voluntariamente en la Guerra del Rif1 sustituyendo a un hermano, que era a quien le había tocado realmente alistarse, ya que éste estaba preparándose para ser ordenado sacerdote. Por este motivo la calle es conocida popularmente como "la cuesta del soldado".

1 La Guerra del Rif (1911-1927), también conocida como la Guerra de África, tuvo lugar en el norte de Marruecos cuando las tribus de la región montañosa del Rif se sublevaron contra las autoridades coloniales españolas y francesas.




martes, 11 de octubre de 2016

Un poco de historia (LVI)

La plaza de las Brisas


A medida que El Sardinero se iba transformando y se trazaban nuevas calles y avenidas, como resultado de las nuevas alineaciones entre Piquío y los cercanos hoteles quedó un espacio de forma triangular. En 1925 el arquitecto Ramiro Sainz Martínez, autor de la reforma de esa zona de El Sardinero, mejora dicho espacio y crea una plaza con jardines que recibe el nombre de "Plaza de las Brisas".


En 1927 el Ayuntamiento decide cambiar el nombre de la plaza y llamarla "Plaza de Juan Pombo Conejo", empresario, político y una importante personalidad en la vida local durante muchos años. Sin embargo, el proyecto no cuajó, como tampoco ocurrió en 1935 cuando el Ayuntamiento la quiso dar el nombre de "Plaza de Sainz Martínez", en honor al arquitecto que la creó.



En 1929 fue instalada en la plaza la estatua de Colón que originalmente estaba destinada a ser instalada en un salón del vapor "Cristóbal Colón" de la compañía Transatlántica. En 1945, por encargo del Ayuntamiento, el escultor José Torné crea un mapa en relieve de la entonces provincia de Santander en el que se puede ver con un gran detalle la orografía de la provincia así como las principales localidades, ríos, carreteras, etc.

Autobuses en la plaza de las Brisas (años 60-70)

Trolebús saliendo de la plaza de las Brisas (años 60-70)

La plaza estaba dividida en dos por una pequeña calzada en la que los trolebuses municipales primero, y luego los autobuses, tenían la última parada del recorrido. Se construyó una pequeña caseta que servía como pequeña oficina para los empleados del transporte urbano y también como taquilla en la que se podía obtener el billete del autobús. Cuando la plaza fue reformada en los años noventa se quitó esta pequeña calzada y la caseta, que se conserva, perdió su anterior uso. En la plaza aún se aprecia el trazado curvo que tenía esta calzada.

Antigua taquilla de los autobuses municipales

Trazado de la antigua parada de los autobuses municipales

Mapa en relieve de Cantabria



domingo, 9 de octubre de 2016

Refugios antiaéreos (VI)

Retomo la serie de artículos sobre los refugios antiaéreos que podemos encontrarnos en Santander para mostraros uno que está en la calle Vía Cornelia, bajo el Colegio La Enseñanza, junto a un rincón del muro.


Por lo poco que he podido averiguar sobre él mide unos 60 metros de longitud.


martes, 4 de octubre de 2016

El otro Santander (II)

La calle Rogelio de Egusquiza


La calle de la que hoy quiero hablaros es una pequeña transversal a la calle San Sebastián. Rogelio de Egusquiza es una calle muy corta, en pendiente. Consta de dos tramos de escaleras, uno a cada lado, con una zona central que en sus buenos tiempos debió estar ajardinada.


Rogelio de Egusquiza y Barrena fue un pintor y escultor nacido en Santander en 1845 que destacó por su pintura basada en temas de óperas de Wagner ya que fue amigo personal del compositor. Falleció en Madrid en 1915. Su obra está repartida en varios museos, entre ellos El Prado (Madrid) y el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander y Cantabria (Santander).