viernes, 16 de diciembre de 2016

Aquellas viejas jugueterías

Estamos en Navidad, tiempo en el que, más que en otras épocas del año, nos saturan con publicidad de todo tipo de artículos para hacer regalos a la familia, seres queridos, amigos, etc. En Navidad, además de los anuncios de productos típicos de estas fechas, son más habituales que nunca los anuncios de juguetes.

Hoy en día es en los centros comerciales, en las franquicias de una marca determinada y en los bazares chinos y "todo a cien" donde pueden comprarse los juguetes, ya que la clásica juguetería, al igual que otros comercios "de toda la vida", desapareció de las calles. Hoy quiero mostraros algunas de aquellas jugueterías.

El Paraíso de los Niños (1935)

La tienda "El Paraíso de los Niños", situada en la calle de La Blanca, fue una de las más conocidas tiendas del Santander anterior al incendio. Sus escaparates atraían las miradas curiosas de niños y niñas que hoy son adultos y seguro que recuerdan la tienda. Desconozco si volvió a abrir después del incendio.

Bazar La Mar

El Bazar La Mar, de Julio Palacios, estaba situado en el número 1 de la calle Atarazanas, junto al puente de Vargas. Entre otras cosas también vendía juguetes. Después del incendio se instaló en la calle Juan de Herrera como la recordada Juguetería Palacios, que estuvo abierta hasta los años 90.



Bazar San Carlos

En la calle Jesús de Monasterio estuvo hasta hace poco más de un año el recordado Bazar San Carlos, primero en un estrecho local de dos plantas con entrada por un portal y los últimos años en un local mayor unos metros más arriba, en la esquina con la calle Garmendia. Es de destacar el expositor que tenía en la acera.

Además de las ya mencionadas más arriba, en Santander hubo más jugueterías, como el Bazar Olea (en la esquina de San Fernando y la travesía Cuevas), el Bazar Álamo (en la esquina de Isabel II con Emilio Pino), un bazar, cuyo nombre no recuerdo, que estaba en la calle Amós de Escalante (con entrada también por la calle Miguel Artigas) también vendía juguetes, etc. Algunos comercios, como los Almacenes Simeón y Mendiolea (en su local de la calle Rualasal) también vendían juguetes en Navidad. Además de estas tiendas, los grandes almacenes como Woolworth, Laínz, Ribalaygua y Pérez del Molino tenían una sección de juguetes.


miércoles, 7 de diciembre de 2016

Escaleras al cielo (VII)

En la serie de artículos dedicados a las calles con escaleras que hay en Santander no podía faltar uno dedicado a la subida al Gurugú1.


Es una calle con tres tramos de escaleras que comunica la calle Marqués de Santillana con el paseo de Canalejas y con el entramado de patios, callejones y travesías interiores que hay en la ladera sur de dicho paseo.


ACTUALIZACIÓN:

Parece ser que el Ayuntamiento tiene proyectado construir rampas y escaleras mecánicas en esta calle.


1 El Gurugú es un monte de Marruecos situado junto a Melilla. En la Guerra de África, a principios del siglo XX, fue escenario de varias batallas entre las tropas españolas y las tropas rifeñas mandadas por Abd el-Krim.




domingo, 4 de diciembre de 2016

El otro Santander (IV)

La calle Nazarín


La calle que hoy quiero daros a conocer es la calle Nazarín1. Es una calle en pendiente que comunica la calle Marqués de Santillana con el paseo de Canalejas.




Es una calle en la que el tráfico es de subida y que en gran parte de su recorrido carece de aceras para los peatones. Aunque la mayoría de los edificios que hay en ella son modernos, aún es posible ver alguna pequeña casa antigua.




1 Nazarín es una novela de Benito Pérez Galdós que narra la vida de Nazario Zaharín, un clérigo que vive en el barrio más pobre de Madrid junto a los más desfavorecidos y marginados y que tiene que huir por haber ayudado a una mujer a esconderse.


El otro Santander (V). La calle Juan de Garay
El otro Santander (III). La calle Alejandro García