martes, 31 de enero de 2017

La tierra paralela

Todos la conocemos. Es la bola del mundo que está en los Jardines de Piquío. Es una esfera de piedra, de una sola pieza, que tiene representados los continentes, los océanos, líneas de referencia (el ecuador, los trópicos de Cáncer y Capricornio, los círculos polares Ártico y Antártico y meridianos con una separación de 15º) y la línea de la eclíptica (con los símbolos zodiacales sobre ella). En el ecuador están grabadas las horas en números romanos en dos series de I a XII cada 15º. La parte correspondiente a los continentes está pulida y pintada de dorado, mientras que la parte correspondiente a los océanos está abujardada (tiene pequeños hoyuelos). El ecuador está representado por una franja azul.


Sin embargo, lo importante e interesante de esta esfera es su posición. La orientación de su eje norte-sur se corresponde exactamente con la orientación norte-sur del eje de la Tierra. Además está puesta de tal modo que en su parte superior está representado el lugar en el que se encuentra situada. Es decir, Santander está en la parte superior de la esfera. Estas dos condiciones hacen que el eje de la bola del mundo sea totalmente paralelo al eje de la Tierra, de modo que tanto esta bola del mundo como la Tierra siempre tienen la misma orientación en el espacio.

Esto permite que durante el día la bola del mundo reciba la misma luz solar que la Tierra, de tal modo que cuando en la Tierra es de día en un lugar determinado, en la bola del mundo también lo es en el mismo lugar; lo mismo ocurre con la noche. Cuando el sol avanza por la zona que representa España en la bola del mundo, por ejemplo, en la Tierra el sol está avanzando por el mismo sitio.


La bola del mundo también es un reloj solar, en este caso un reloj solar esférico, en el que la hora la marca el denominado "terminador" (la frontera entre la zona iluminada y la zona sombreada) sobre las zonas horarias marcadas en el ecuador. Al ser un reloj solar marca la hora solar: una hora menos en invierno y dos horas menos en verano.

A todo esto hay que añadir que la bola del mundo está sobre un mosaico que representa una rosa de los vientos orientada al norte magnético, por lo que su orientación difiere ligeramente del eje de la bola del mundo.

La bola del mundo fue diseñada por Eugenio Cortiguera, diseñador y aviador, y construida por el escultor y cantero Saturnino Merodio. No se sabe exactamente en qué fecha, pero se piensa que es de la misma época que la construcción de los Jardines de Piquío, hacia 1925. Su colocación fue un proceso muy complejo y minucioso debido a la precisión con la que debía ser orientada. También se tuvo en cuenta dónde fue colocada, ya que en su ubicación no hay árboles que le den sombra y la pérgola está al norte, por lo que nunca proyectará su sombra sobre ella.

Aunque se encuentra en un relativo buen estado, la parte que representa África y Europa necesita una restauración pues ha perdido el color.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, escribe tu nombre y tu comentario. Si quieres que te responda en privado, utiliza el "Formulario de contacto" indicando tu nombre y dirección de correo para que pueda responderte. Muchas gracias.